Con la falta de espacio en el lugar donde vivo, era de esperarse que llegara a un punto en el que tuviera que mover todo y reorganizar. No tengo cientos de muñecas, y no estoy segura si algún día llegaré a tener tantas, pero definitivamente han llegado a ser una cantidad que requiere un espacio …