¡Feliz día de la mujer! Reseña de una muñeca astronauta.

Antes de empezar mi reseña, quiero felicitar a todas las mujeres, hoy en nuestro día, y todos los demás días del año: ¡feliz día de la mujer! Múltiples episodios – huelgas, protestas e incluso sucesos trágicos – se han quedado marcados en la historia y han reflejado la desigualdad de las mujeres y sus derechos frente a los de los hombres, y la lucha no ha terminado: ¡las mujeres podemos hacer cualquier cosa que nos propongamos!

Hace unos cuantos fines de semana, visité el San Diego Air & Space Museum, un museo dedicado a la ciencia, el espacio y la historia de la aviación principalmente de Estados Unidos, y en menor escala de otros países. Me alegré mucho al ver el área de exposición donde estaba Amelia Earhart, Jacqueline Cochran y otras notables mujeres aviadoras (pienso volver para aprender más, mientras seguiré leyendo sobre ellas). Antes de salir del museo pasé por la tienda de recuerdos porque bueno, siempre están al final; no pensaba comprar nada pero ahí estaba: ¡una muñeca astronauta! Tenía que ir a casa conmigo, y la compré. Hoy, recordando a todas esas mujeres que han luchado por la igualdad y aquellas que han contribuido tanto a diferentes campos profesionales, decidí abrirla.

DSC_0302

La marca de la muñeca es Daron Toys, nunca antes había oído nada sobre ésta, pero su sitio web se proclama “la fuente más grande del mundo de juguetes de aviación y aeromodelismo”, nótese la diferencia: JUGUETES. O sea, no son costosos modelos de colección, estos sí son para que los niños puedan jugar con ellos.

El empaque es una caja completamente transparente, en condiciones completamente intactas, y sin mucho diseño. Por el frente el nombre del juguete (la muñeca no tiene nombre, sólo menciona que es astronauta), por un lado hay una imagen de una nave espacial y por detrás, miniaturas de otros productos de la marca. Fue muy sencilla de abrir, la pestaña superior estaba pegada únicamente con dos cintas adhesivas.

DSC_0300

DSC_0306

DSC_0308

DSC_0313

Y por fin está fuera de la caja. De nuevo, fue muy fácil de sacar, tanto la muñeca como su maleta estaban sujetas únicamente con un par de alambres. Y como no tiene nombre, la llamaré Sally, por Sally Ride, la primera mujer estadounidense en llegar al espacio exterior.

DSC_0317

El vestuario está sencillísimo, creo que es un uniforme, no un traje para salir al espacio, pues no es un equipo al que se le pueda poner casco, además que es de tela, Pero ya hablaré de esto más adelante.

DSC_0323

La calidad en general es mala, no diré muy mala porque he visto peores, ¿pero qué voy a decir? La compré en una tienda de recuerdos, no en una juguetería con marcas reconocidas. La impresión del rostro está chueca, ¡tiene pestañas dentro de los ojos! Le han de picar mucho, jajaja. La elección del color de las sombras tampoco le hacen justicia a su mirada. En cuanto a su rubio cabello, es un chongo sujeto con una liga de plástico un un fleco como de Barbie de los 80s, aunque si estás en el espacio, ¿porqué preocuparse por el peinado y el maquillaje, no? Mejor utilizar el tiempo para investigaciones y cumplir la misión 😀 Punto a favor: sus orejas están perforadas, así que podré vestirla con algún otro vestidito y usará un par de aretes de mis Monster High.

DSC_0325

DSC_0329

El torso de su traje tiene logos e insignias: el logotipo de la nasa, la bandera de E.U., y otros más de ambos lados y en los hombros, con bolsitas en los dos codos. La apertura es por el frente, con una larga tira de velcro.

DSC_0327

DSC_0328

Lo que menos me gustó: sus zapatos. Son una especie de botines negros de tacón medio, me gustaría que fuera otro tipo de calzado, como unas botas altas y más protectoras pero, yo qué sé de eso, igual podré utilizarlas con otros outfits.

DSC_0332

DSC_0333

Oh no, ¡los pies están manchados!

Sally no es articulada de acuerdo a lo que ahora la industria de muñecas nos tiene acostumbrados. Su cuello, brazos y piernas se mueven, pero sus codos, rodillas, y manos no, así que sólo puede estar de pie pero no sentarse y hacer poses más complicadas. La cabeza se mueve hacia a los lados, pero no hacia arriba y abajo.

DSC_0339

Ahora sí, su traje: un overol mono naranja de hechura barata y descuidada. Cortes deshilados por dentro e hilos sueltos por todas partes que me tomarán unos minutos quitar, pero me da la impresión que no es para tratarlo bruscamente si no quiero que se deshaga ni la tela, ni las costuras. Los logos e insignias no están pintados ni son stickers creo que son “iron-on transfer”, una especie de papel que se plancha y los diseños se transfieren a la tela. En las piernas también hay bolsillos a la altura de los muslos, del mismo color naranja que el resto del traje.

DSC_0344

DSC_0345

DSC_0348

Dejando a Sally por un momento, es hora de ver su único accesorio: su equipaje, una pequeña maleta negra. La tapa superior tiene tres stickers con la bandera de Estados Unidos, el logo de la NASA y una pequeña nave espacial. También tiene una linda etiqueta de información sobre la dueña.

DSC_0356

DSC_0357

Siguiendo con la maleta, ¡sorpresa, se abre! Y no, no son dos partes unidas con plástico, tiene una pequeña bisagra que funciona muy bien, al igual que las ruedas, y las asas, nada es fijo, incluso la manija para jalar la maleta se puede sacar.

DSC_0358

DSC_0360

DSC_0359

Sally está tomando un descanso antes de encaminarse a su misión.

DSC_0363

¡Es hora de ir a prepararse, y salir a explorar el espacio!

DSC_0370

Priscila L.

Deja un comentario

TrackBack URL

http://www.dollicius.com/reviews/feliz-dia-de-la-mujer-resena-de-una-muneca-astronauta/trackback/

SUBIR